Compartimos y hacemos nuestra la tolerancia-cero ante el dóping que ha emprendido la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas (IAAF), institución que ha sido pionera en la lucha contra el uso de fármacos o métodos de aumento artificial del rendimiento. Y creemos que la mejor forma de evitar el dopaje es educar, orientar e informar. El dóping representa no sólo un flagelo de durísimos alcances morales para quien lo usa y para su entorno familiar, deportivo y nacional, sino también un enorme riesgo para la propia salud: toda sustancia que ingresa al organismo para aumentar el rendimiento, alterará inevitablemente su funcionamiento normal rompiendo la cadena fisiológica natural. Y ello acarreará más temprano que tarde consecuencias que pueden llegar a ser graves para la salud.
El atletismo es un deporte pionero en la lucha contra el dopaje. Ya en el Congreso de los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928 se creó la primera regla contra el uso de sustancias prohibidas. Y hoy, 86 años después, el control de dopaje es una norma que se aplica en todas las grandes competiciones globales, como Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo. La IAAF ha trabajado en conjunto con la Agencia Mundial Antidóping (AMA, o WADA por sus siglas en Inglés), con el Comité Olímpico Internacional y con las federaciones nacionales, para robustecer el programa antidóping. De hecho, en 2003 la IAAF encabezó la campaña mundial con el fin de armonizar la organización global de todas las entidades e iniciativas relacionadas con el tema, esfuerzo que determinó ese año la creación del Código Mundial Antidóping. 

 

 

PREGUNTAS FRECUENTES 

“Los controles de dopaje en el atletismo chileno, así como en todos los deportes en Chile, los ejecuta la Comisión Nacional de Control de Dopaje (CNCD), dependiente del Ministerio del Deporte. Estos controles los puede solicitar la federación para un torneo en el que estime conveniente desarrollar estos controles, y la CNA dispondrá para dicha ocasión de los Oficiales de Control de Dóping (OCD) que son quienes ejecutarán la toma de los controles, así como de los materiales que se ocuparán en dichos controles, y luego enviará las muestras para su análisis a laboratorios acreditados por la AMA. Los controles también pueden ser realizados por decisión propia de la CNA, sea en competiciones o fuera de ellas, pero en ambos casos, sean solicitados por la federación o determinados por la misma CNA, las muestras siempre deben ser enviadas a laboratorios autorizados, que están fuera de Chile ya que en nuestro país no tenemos laboratorios acreditados por la AMA. Además, la propia IAAF efectúa controles en los campeonatos que organiza, o exige controles en competiciones adscritas a su calendario mundial, como es el Maratón de Santiago en el caso de Chile, en el cual la toma de las muestras igualmente la efectúa la CNA y las manda a un laboratorio acreditado; y también la misma IAAF posee un listado de atletas Top de línea de todos los países del mundo, a los cuales les puede hacer controles en el momento que determine’’. 
“En el último Mundial de Atletismo en Moscú 2013, a todos los cerca de 1.500 atletas de todos los países que tomaron parte, se les tomó una muestra de sangre que incluye el análisis de parámetros como el hematocrito y varios otros. Durante un lapso de tiempo en que el deportista siga compitiendo, se le van a hacer tres o cuatro controles más de este mismo tipo, para efectos de ir viendo si hay alguna variación de algún tipo o medida que determine una alteración de los valores. A este seguimiento sanguíneo se le llama PASAPORTE BIOLÓGICO, y la curva que describan sucesivos controles, si arroja alteraciones eventualmente anormales, puede ser sancionada como dóping positivo. No es que un solo control de sangre dé positivo, como sí ocurre con el control tradicional de orina, si no el seguimiento de los parámetros de sangre’’.